Hasta pronto

“Y desafiando el oleaje sin timón ni timonel,

por mis sueños va, ligero de equipaje,

sobre un cascarón de nuez,

mi corazón de viaje…” Seguir leyendo »

El vuelo EK 413

21:45 horas del 20 de diciembre de 2012. El vuelo EK 413 despegaba de Sydney rumbo a la navidad malagueña con espíritu de anuncio televisivo. Seguir leyendo »

¡Feliz 2013!

¡Y muchas gracias por la compañía durante 2012! Desde WordPress me han mandado un informe que muestra el resultado de esto, de vuestra compañía, esa sin la que asaltodecanguro tendría menos sentido. Aquí os lo dejo por si os resulta de interés.

Os mando mis mejores deseos para el año que entra. Un año con todo por escribir.

Enrique

Seguir leyendo »

Tierras de Tavara

En cierta ocasión Felipe II preguntó dónde quedaba la Sierra de Segura y sus consejeros, reunidos esos días en el Escorial, le contestaron: “Señor, la Sierra de Segura no pertenece a lugar alguno porque está lejos de Andalucía, de La Mancha y de Murcia”. Seguir leyendo »

El inmigrante

El sueño del inmigrante en Australia se componía de tres dígitos en este orden: 457. Unos números que representaban la consecución del visado profesional, el deseado sponsor. Números que manifestaban la confianza y apuesta de una empresa, que permitían trabajar a tiempo completo, que daban sentido a la rutina laboral, y posibilitaban la obtención de unos ingresos equilibrados y legales en el país de las oportunidades. Seguir leyendo »

Nimbin, like a hurricane

Corría principios de la década de los 70. El movimiento hippy se apagaba en Estados Unidos a la par que se extendía por otros lugares del planeta. La explosión de paz, color, inconformismo, amor libre, arte, música rock y drogas había cruzado el Océano Pacífico y estaba a punto de plantar profundas raíces en una pequeña localidad australiana.

Seguir leyendo »

Sydney se iba desperezando tras unos meses de hibernación. Las chanclas empezaban a tomar protagonismo en una ciudad de vestimenta relajada. Las previsiones de lluvia se sustituían por alertas ante el peligro de quemaduras y enfermedades causadas por el sol, en una parte del planeta sobre la que, paradójicamente y a pesar de la clara concienciación medioambiental, la capa de ozono se ha consumido completamente. Seguir leyendo »